¿Qué es el SEO? ¿Por qué es tan importante?

La página web más visitada del mundo es Google, la segunda, YouTube, y ambas son buscadores. Esto da una idea de la importancia del tráfico procedente de buscadores para cualquier web. Si tienes un sitio web, sea del tipo que sea, un blog, canal YouTube, tienda online, etc., hay una dura realidad que debes tener muy clara: Si no haces SEO, es probable que tu web no despegue nunca porque, salvo excepciones, probablemente nunca consiga esa masa crítica de audiencia que necesita para que empiece a crearse ese efecto “bola de nieve” que hace despegar a una web de verdad. Quizás te asuste el reto que te estoy planteando, pero créeme, tampoco es tan complicado aprender el SEO suficiente para lograr resultados. Y si de verdad te aplicas con tenacidad, te aseguro que recibirás también una recompensa gigantesca.

¿Qué es el SEO (o posicionamiento web)?

Empecemos por el principio, por el significado de “SEO”.

SEO es un acrónimo, son las siglas de “Search Engine Optimization”, optimización para motores de búsquedas en español y es básicamente un sinónimo de posicionamiento web, un término que se usa también con mucha frecuencia.  Según la Wikipedia, su objetivo sería “el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores”. Dicho de otro modo: lo que queremos es que nuestros contenidos aparezcan lo más arriba posible en los resultados de los buscadores (también conocidos como “SERPS – Search Engine Results Page”“página de resultados de buscador” en español). La disciplina del SEO o posicionamiento web abarca todo el conjunto de accionestécnicas y herramientas para conseguir este objetivo. Aunque el SEO se refiere a todos los buscadores, en la práctica las técnicas concretas se centran en Google porque es prácticamente un monopolio.

La intención de búsqueda y el análisis de palabras clave.

Cómo estas definiciones siguen siendo un tanto vagas y abstractas, voy a rascar un poco más la superficie y hablar de los conceptos fundamentales del SEO que debes conocer. El concepto más básico y que, además,  ha adquirido mucha más importancia en los últimos años es el concepto de intención de búsqueda. Parece algo simple y obvio, pero no lo es tanto y si quieres conseguir algo en tus acciones de SEO, este concepto lo tienes que tener muy claro.

Hasta hace pocos años se hablaba solamente de palabras clave. Por ejemplo: si alguien busca “Carne a la Parrilla”, las palabras clave serían “Carne” y “Parrilla” (las palabras vacías de significado como “a” y “la”  no se consideran palabras clave). Para un buscador, potenciales resultados de búsqueda eran contenidos que contengan esas palabras clave. Por ejemplo: una página titulada como “Cómo preparar Carne a la Parrilla”. Y, por cierto, cuando digo “página” me refiero a una sola página web, con una dirección web (URL) concreta e única, no un “sitio web” 

Lamentablemente se usa muchas veces (en mi opinión, mal) la expresión de “página web” para referirse a un sitio web entero. Antaño los buscadores (incluido Google) eran tan simplones que incluso trucos burdos como “hinchar” artificialmente un contenido con estas palabras funcionaba bien para favorecer mucho su posicionamiento en las SERPs (los resultados de búsqueda). Las cosas han cambiado mucho, Google evoluciona constantemente y hoy en día es muy inteligente, ya no funciona simplemente en términos de palabras clave.

Podemos resumir el estado actual de las cosas en que Google busca conseguir una comprensión parecida a la humana, tanto de las intenciones de la persona que busca como de los contenidos candidatos. Y te aseguro que a veces asusta el punto hasta el que ya es capaz de conseguirlo. Esto tiene muchas consecuencias. Por ejemplo: hace unos pocos años atrás, “alojamiento web barato” y “hosting barato” habrían sido búsquedas diferentes para Google, pero ahora sabe que responden a la misma intención de búsqueda y que, por tanto, deben mostrar los mismos resultados.

Por eso, ahora es fundamental antes de crear tu contenido, analizar y entender cómo Google interpreta la intención de búsqueda para un conjunto específico de palabras clave y cómo ha de responder tu contenido a ello. Si no, corres el riesgo de meter la pata a fondo. Y ojo: esto no quiere decir que las palabras clave “hayan muerto” como he leído alguna vez, no, el análisis de palabras clave sigue siendo crítico. Lo quiere decir, es que ahora hay que tener las miras más amplias y trabajar con el binomio intención de búsqueda – palabras clave.

¿Qué son las herramientas SEO y cómo se usan?

Ahora quizás estés diciendo “todo esto está muy bien, pero cómo sé yo para qué búsquedas (palabras clave) debo intentar posicionarme”. En efecto, buena pregunta¿cómo sabes qué busca la gente y, más importante aún, cuánta gente busca qué cosas? No es lo mismo ser el tercero en los resultados de una búsqueda que se hace 10 veces al mes que en una que se realiza 10.000 veces. Así que sin esa información, estaremos dando tiros al aire. Nuestro trabajo de SEO sería un juego de azar. Pero, por suerte, contamos con las maravillosas herramientas SEO como, por ejemplo, SEMrush. Lo malo de estas herramientas es que las buenas, como Semrush, son de pago. Tienes opciones gratuitas como el Planificador de palabras clave de Google pero, aunque están bien para empezar, son bastante limitadas y más pronto que tarde llegarás al momento en el que necesitarás usar las profesionales de pago para avanzar.

<<No olvides dejarnos tu Like, y si quieres que algunos de nuestros siguientes artículos hable sobre un tema en especial, no dudes en dejarnos un comentario>>